miércoles, 4 de abril de 2012

EL PRIMER MONASTERIO FRANCISCANO EN CHINA

Las gotas de lluvia golpeaban el alféizar de la ventana del dormitorio del Padre Alfaro en Macao aquel 20 de noviembre de1.579. La casa del obispo era una edificación típicamente portuguesa, la fachada blanca estaba adornada con cenefas labradas en la piedra bordeando las ventanas y los balconcillos rematados en arcos de cristales pequeños. La habitación de Alfaro tenía una enorme cama de mullido colchón con una mosquitera que la envolvía, dos cómodos sillones con una pequeña mesa y un lujoso escritorio chino con una silla de madera y piel. Un reclinatorio de terciopelo rojo bajo un crucifijo completaba el mobiliario. Sin embargo, y debido a tanto lujo, Alfaro no descansaba bien. Acostumbrado a la rigidez de la madera o del suelo, la espalda se curvaba dolorida entre los almohadones y despertaba cada mañana cansado. El Padre Lucarelli se reía de él y le insistía en que no desaprovechara esos bienes que Dios les regalaba. Villarroel estaba eufórico. Esa húmeda mañana de noviembre, Alfaro estaba escribiendo una carta dirigida a Fray Agustín de Tordesillas dando cuenta de su viaje hasta el territorio portugués. "Llegamos a Macao el domingo en la noche y con mi venida no sólo el señor obispo y nuestro devotísimo hermano Andrés Couthino, sinos todo el pueblo se alegró mucho... El señor obispo quiere que nos quedemos con él y comparte su casa con nosotros. Los padres de la compañía son muy generosos, sobre todo el Padre Couthino que es todo corazón y quiere hacernos una casita aparte, fuera del pueblo, muy a nuestro gusto y modo. Porque no piense, hermano, que ya he olvidado el negocio a que vinimos a tratar a Conchinchina..."
- Padre Alfaro, nos están esperando el Padre Couthino y el castellano Pedro Quintero con los trabajadores que van a levantar la iglesia. Vamos a tomar medidas. ¿Nos acompaña? – preguntó Lucarelli asomando la cabeza por la puerta entreabierta.

- Ahora mismo no puedo, deseo terminar esta carta. Más tarde me reúno con usted.
    "No consentirán por ahora que salgamos de Macao hasta que el Señor nos multiplique de manera que siempre queden aquí algunos que sustenten la Orden y la religión. . ." Alfaro se postró ante el crucifijo de plata. Rememoraba las imágenes de su llegada, los ofrecimientos de los principales señores de la ciudad para que vivieran bajo su techo. A primera vista, el recibimiento, después de tanta indiferencia y mentira en Cantón, era un regalo del cielo; pero Alfaro tenía malos presentimientos. El Padre Couthino le había contado cómo fue encarcelado, por orden del capitán mayor de Macao, tras recibir la carta que Alfaro le escribió desde Cantón solicitando limosna para emprender el viaje hasta donde ahora se encontraba; cómo tuvo que interceder el obispo para liberarlo. Muchos de los portugueses, lo notaba en las miradas y sonrisas falsas, recelaban de ellos, seguían creyendo que eran espías. Elevó su oración a la Virgen de los Ángeles, como siempre hacía cuando tenía problemas y a la que había prometido dedicar la iglesia que iban a construir y pidió que los portugueses olvidaran sus temores y les permitieran proseguir en aquella tierra donde tanta falta hacían.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario